Onanismo

1Y ACONTECIO en aquel tiempo, que Judá descendió de con sus hermanos, y fuése á un varón Adullamita, que se llamaba Hira.

2Y vió allí Judá la hija de un hombre Cananeo, el cual se llamaba Súa; y tomóla, y entró á ella:

3La cual concibió, y parió un hijo; y llamó su nombre Er.

4Y concibió otra vez, y parió un hijo, y llamó su nombre Onán.

5Y volvió á concebir, y parió un hijo, y llamó su nombre Sela. Y estaba en Chezib cuando lo parió.

6Y Judá tomó mujer para su primogénito Er, la cual se llamaba Thamar.

7Er, el primogénito de Judá, fué malo á los ojos de Jehová, y quitóle Jehová la vida.

8Entonces Judá dijo á OnánEntra á la mujer de tu hermano, y despósate con ella, y suscita simiente á tu hermano.

9Y sabiendo Onán que la simiente no había de ser suya, sucedía que cuando entraba á la mujer de su hermano vertía en tierra, por no dar simiente á su hermano.

10Y desagradó en ojos de Jehová lo que hacía, y también quitó á él la vida.

En este pasaje de la Biblia, libro del Génesis, capítulo 38, v. 1-10  se muestra el que pudiese considerarse como el primer coitus interruptus de la historia, el primer coito interrumpido, la primera marcha atrás, o la primera retirada a “tiempo”, y es que el protagonista “derramaba” al final del coito fuera de la vagina de la viuda de su hermano.

Resulta que de Onán, aquel que eyaculaba fuera de su cuñada, surgió elonanismo, o lo que es lo mismo, la masturbación.

Onán trajo una de las peores desgracias a la humanidad al enseñar a fornicar fuera de la Varona, así el libertinaje para fornicar fue aún mayor, el adulterio creció y.. los  Sucubos Nacieron...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *